Yolanda de Zuloaga

Somos plenamente libres. Exposición Museo Picasso Málaga

SOMOS PLENAMENTE LIBRES. LAS MUJERES ARTISTAS Y EL SURREALISMO 

Del 10.10.2017 – 28 Ene. 2018

La forma nueva de mirar el pasado es siempre motivo de alegría. Esta excepcional exposición muestra artistas ausentes en los manuales de historia del arte y, en consecuencia, desconocidas por el público porque han sido silencias.

La alegría , según el gran filósofo holandés B. Spinoza (1632-1677), es «el paso de una menor a una mayor perfección». Spinoza, que leyó a los estoicos y los incorporó a su pensamiento, dedicó su filosofía a pensar en cómo actuar en la vida. Como Nietzsche y  G. Deleuze,  su eje central fue la afirmación de la vida porque conduce a la alegría.

¿De qué tipo de felicidad o alegría habla Spinoza? De un tipo de felicidad, que se da en cualquier circunstancia, incluso en las más adversas, las más duras, porque no depende de lo que le suceda al sujeto, sino de una potencia interna emergente que pugna por manifestarse en él. La alegría aparecerá si … está  conectado con su conatus o deseo profundo de plenitud y excelencia.

La vida que pasa por cada una de nosotras anhela la plenitud y la  excelencia.

Dentro del sujeto, hay una potencia que quiere actualizarse, extraer la más alta expresión de sí mismo. La emoción que acompaña a esta afirmación es la alegría. Surgirá cada vez  que  ejerza la potencia de actuar que hay en nosotros, es decir, la creatividad humana. Las artistas surrealistas entendieron la clave de lo  que nos explica Spinoza: ejercer la creatividad es desplegar todo lo que se puede llegar a ser a través de una vida, entendida como fuerza.

La muestra presenta obras surrealistas de gran calidad, creadas por 18 pintoras, escultoras y fotógrafas.

Eileen Agar, Claude Cahun, Leonora Carrington, Germaine Dulac, Leonor Fini, Valentine Hugo, Frida Kahlo, Dora Maar, Maruja Mallo, Lee Miller,

Leonora Carrington (1917-2011). Darvault 1950. Colección Miguel S. Escobedo

Nadja, Meret Oppenheim, Kay Sage, Ángeles Santos, Dorothea Tanning, Toyen, Remedios Varo y Unica Zürn.

Su creatividad se manifiesta en la libertad de sus planteamientos radicales y valientes, frente a los convencionalismos de la sociedad. Presentan cuestiones de identidad, a través de máscaras, autorretratos, así como la estrechez de la polaridad entre lo masculino y lo femenino, insuficiente para describir la identidad de género para muchas de sus integrantes.

¿Como consiguen expresar esa creatividad las mujeres surrealistas?

La estrategia es actuar desde el deseo del yo profundo, desde la verdadera naturaleza propia y única, desde la identidad más genuina que es capaz de movilizar lo mejor en cada uno, encauzando los mejores impulsos. La creación es potencia y se vive como alegría en esta exposición.

Estas artistas nos recuerdan lo que Nietzsche y Spinoza afirman; La verdadera identidad es la vida que pasa por nosotros desplegándose creativamente. Lo que seguro que no somos, y no tenemos porque identificarnos son los personajes que nos han dicho que debemos ser, tampoco somos las creencias que limitan la actualización de nuestro potencial. Una exposición que nos deja con alegría de ser.

Leonora Carrington: «La Giganta» o «La guardiana de los huevos» (c. 1947).

Las exposiciones como ésta son refrescantes, porque invitan a pensar de forma nueva los tópicos que hemos usado hasta la saciedad al presentar el surrealismo en exposiciones, conferencias, manuales de surrealismo o  historia del arte. El comisario de esta exposición, José Jiménez, catedrático de Estética y Teoría de las Artes de la Universidad Autónoma de Madrid, ha seleccionado artistas que han sido olvidadas por causas ajenas a su calidad artística. Unas, simplemente por ser mujeres y otras, discriminadas por su condición de consortes de un famoso artista varón. La posibilidad de reescribir la historia del arte a través de exposiciones en los museos, es poco común sólo sucede, en aquellos que han conseguido un puesto en el panorama internacional. Es un placer ver que hay destellos de inteligencia crítica en ámbitos tan manejados por administradores institucionales de la cultura, tantas veces faltos de ideas, autocomplacientes e instalados en sus puestos de mando.

 

 

¿para que sirve la filosofía en las grandes empresas multinacionales?

https://www.elindependiente.com/economia/2017/11/19/la-venganza-de-los-letrasados/

Articulo interesante ya que nos muestra como en el mundo anglosajon las empresas buscan a sus directivos con mas habilidades humanas  que en nuestro bello país. Resalto algunas ideas

“La creatividad está cada vez más demandada en las empresas”, coincide Francisco Ruiz Antón, Director de Políticas Públicas y Relaciones Institucionales Google España. “Damos cada vez más importancia a la forma en que razona la persona en la resolución de problemas, porque la técnica es cuestión de tiempo aprenderla, pero hay habilidades que son innatas o cuesta mucho más adquirirlas. Nuestro director de la oficina de Google en Chicago era Filólogo”, apunta a modo de ejemplo. En el mundo anglosajón, al frente de bancos, empresas tecnológicas y fondos de inversión, proliferan los ejemplos de altos directivos que estudiaron Humanidades.

Un estudio de 2017 realizado por David J. Deming, profesor asociado de Educación y Economía en Harvard, descubrió que los empleos que requieren tanto las soft skills (habilidades blandas) como las competencias en comunicación, el liderazgo o de pensamiento crítico, han tenido el mayor crecimiento en empleo y remuneración en las últimas tres décadas en Estados Unidos.»

 

“Los más demandados son los que hacen de interlocutor entre los departamentos tecnológicos y las áreas de negocio”, explica Álvarez. Son cargos como ‘business analist’, tratamiento de ‘big data’ capaces de desarrollar una estrategia a medio y largo plazo”, afirma Álvarez, que antes de dedicarse a la selección de personal estudió Ingeniería Informática. “No tienes que ser necesariamente ingeniero o un estadístico para estos puestos. También reclutamos gente de Políticas o de Historia, la carrera es lo de menos, lo que se valora es tener el liderazgo y la capacidad de resolver problemas. Saber pensar rápido para guiar conversaciones e interpretar diferentes lenguajes”.

Exposición The Maids (Las Criadas) en Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA)

MACBA nos regala una exposición fresca e interesante.The Maids  pone en cuestión la autoría de la obra de arte igual que antes hizo Deleuze, el filosofo francés, que trató la creación artística vinculándola a la transformación social. El colectivo de artistas iranís Ramin Haerizadeh (Teherán, 1975), Rokni Haerizadeh (Teherán, 1978), Hesam Rahmanian (Knoxvillle, TN, 1980) y el catalán Joan Baixas han concebido The Maids como una obra de arte. No solo las piezas se han realizado conjuntamente sino que el colectivo ha hecho del ejercicio del comisariado una obra de arte.

Esta exposición plantea muchas cuestiones a la vez; la primera la de la autoria de la obra de arte, ya que no son obras de un solo autor, sino de muchos artistas que, en colaboración, han trabajado para producir varias obras. La segunda cuestión es que las obras no son pinturas, ni esculturas, ni encajan en ninguna de las categorías de genero artístico definidas por la tradición. Tienen formatos diferentes y están combinados entre ellos; así por ejemplo, encontramos un vídeo que es una ilustración digital sobre una filmación. Otra pieza permite leer, sobre la pared, la poesía de un autor clásico persa de los años sesenta del siglo pasado, traducida, revisada y adaptada a las circunstancias actuales. Forma parte de una instalación con rosas y trozos de cabello con su lacito de colores.

Una de las piezas  interesantes en cuanto al genero artístico porque mezcla de fotografía, teatro y filmación, es el video The Maids, que da titulo a la exposición. Está inspirado en la obra de 1947 del mismo titulo, escrita por Jean Genet. El vídeo no es una filmación al uso, sino que se compone de una secuencia de fotografías que escenifican teatralmente el tema del poder y la sumisión de la criada a la autoridad de su ama.

Continuamos experimentando el espacio con otra pieza, que también transgrede toda clasificación del arte en géneros, la del titiritero catalán Joan Baixas, quien colaboro con Joan Miró. Se trata de una gran marioneta, que se mueve según haya mas o menos gente en la sala de la exposición.

Joan Boaixas, Ramin Haerizadeh, Rokni Haerizadeh, Hesam Rahmanian. L’ombra de la por. 2017. Tecnica mixta

La gran marioneta en forma de paracaídas en movimiento. Muestra y oculta los bellos bordados, creados por mujeres inmigrantes afganas en Irán. Los bordados narran su vida cotidiana en el exilio, con sus miedos debido a la incertidumbre de sus vidas. La pieza no ha sido hecha únicamente por el colectivo de artistas iraníes y Joan Baixas, sino que además, los bordados los tejieron mujeres inmigrantes que relataban su historia a través del bordado.

El movimiento de esta pieza, que es un paracaídas o una medusa, como nos explica el propio Baixas en la presentación, se debe a la creatividad del ingeniero informático que ha construido una máquina, que mediante poleas y cuerdas regula el movimiento. La máquina es una pieza más de la exposición: se mueve según llega la información digital procedente de unos sensores, que registran el número de personas que hay en la sala; si hay pocas, el paracaídas o medusa se abre y aparece como el protector del miedo y, si hay muchas personas en la sala, se cierra.

La exposición es bella, sutil y, si disponemos de un poco de tiempo para degustar, recorrer y experimentar lo que sugiere, consigue hacernos pensar sobre el hecho de que una obra de arte no sólo es una creación que surge del ego de un sujeto, tal como plantearon los propios artistas en la presentación de la exposición.

Probablemente, lo que suceda es que hemos pasado a un estadio artístico diferente, en el que la autoría del genio creador, reivindicado desde el periodo romántico hasta el final de las vanguardias artísticas del siglo pasado, es sustituida por proceos colectivos de cocreación.

Probablemente los géneros artísticos, tal como se conocían antes, resultan muy restrictivos.

Probablemente, los científicos, los ingenieros y demás especialistas de áreas no artísticas, puedan mostrar su creatividad junto con los poetas, fotógrafos, realizadores de cine la transdisciplinariedad se muestra no solo en el conocimiento sino en el arte.

Probablemente lo que antes se consideraba un artesano ahora pueda equipar su creatividad a la de cualquier gran artista, Los medios que usan artistas y artesanos ya no les separan sino que los equiparan.

 

Punto de vista filosófico

Mi punto de vista para el asesoramiento es el constructivismo epistemológico, el cual no requiere de una entidad ontológica que trascienda los fenómenos para fundamentar la transformación del sujeto y su sufrimiento existencial.

Lo que me interesa del constructivismo epistemológico es que no está fundamentado en una metafísica de la trascendencia, sino que está basado en el proceso cognitivo que asume que la apariencia de dualidad entre sujeto y objeto, es decir, la diferencia entre una “realidad dada” y un “receptor”, está construida por el propio funcionamiento de la mente.

Asumo la interpretación de que la realidad es no dual, aunque se perciba como dual. Esta es una afirmación filosófica que se encuentra en muchas tradiciones de Oriente y Occidente, como por ejemplo, en la filosofía vedanta, la tradición advaita, en el budismo chan, zen, el taoísmo filosófico y en muchos escritos de místicos teístas tanto cristianos como musulmanes o judíos.

El punto de vista filosófico de la no dualidad nos permite asesorar filosóficamente con una comprensión del hombre, de sus valores y de sus acciones, que no está ligado a ninguna creencia especifica. El punto de vista no dual permite hacer de espejo al asesorado y llevarle al siguiente estadio de evolución. La creencia del asesorado es respetada en todo momento, por lo que el autoconocimiento que facilito no precisa de dioses, espíritus o almas, si el asesorado no lo requiere.

Diferencias con el coaching

  1. El coaching toma como punto de partida los objetivos y problemas presentados por el asesorado, mientras que el asesoramiento filosófico indaga sobre las bases de dichos objetivos y sobre su utilidad en nuestro proyecto de vida, partiendo de las creencias del asesorado.
  2. El coaching tiene un pilar sólido en la relación entre cliente y coach, mientras que, en el asesoramiento filosófico, el asesor actúa como un espejo, en el que el asesorado encuentra respuestas, sin necesidad de vínculos especiales entre ambos y respetando la autonomía del asesorado.
  3. Las técnicas usadas en el coaching son de creación actual, influenciadas por disciplinas recientes como pueden ser la PNL o la psicología relacional, como el estímulo directo de la motivación, promover sentimientos positivos y determinados procesos mentales. El asesoramiento filosófico emplea el diálogo o mayéutica, creada por Sócrates y desarrollada posteriormente en la filosofía en Occidente, así como múltiples herramientas que inciden en la psicología profunda del asesorado consiguiendo transformar, pautas inconscientes muy arraigadas. El filósofo asesor cuenta con el conocimiento de la amplia tradición de sabiduría de vida que transmite el saber filosófico, así como con una metodología especifica aplicada a la transformación que ha sido refinada durante miles de años en la tradición filosófica advaita entre otras. El coach tiene una formación en algunos casos psicológica, otras no y, se centra en promover el conocimiento comunicacional, la motivación enfocada a la acción inmediata, el manejo emocional y organizativo aplicado.

La experiencia interna de la no dualidad

Autores de la obra: Cristian B. Hunter y Martín C. Gatt
Titulo de la serie : I will make you a star

La no dualidad es una interpretación filosófica de lo que es la realidad; en Occidente ha prevalecido una concepción dual y se fundamenta en la existencia de dos mundos, el del hombre y el de los dioses, vinculados por una interna conexión original. En Oriente, sin embargo, la asunción filosófica básica que ha prevalecido es una concepción no-dual de la realidad y del conocimiento; en ello radica la diferencia fundamental entre los dos enfoques filosófico-religiosos.

A grandes rasgos y simplificando mucho, podemos establecer una división entre dos perspectivas epistemológicas: la dualista y la no-dual. Sin embargo, como es bien sabido, hay una interdependencia entre epistemología y ontología, ya que toda teoría del conocimiento, dualista o no, asumirá una definición previa de la naturaleza de la realidad, es decir, asumirá un determinado punto de vista ontológico, a veces de manera explícita, y otras, de forma implícita; e inversamente, todo problema ontológico plantea cuestiones relacionadas con la forma en que conocemos la realidad y la manera en la que producimos el conocimiento.
En general, los sistemas dualistas describen una realidad trascendente y suprarreal, y los no dualistas describen la realidad como un conjunto de eventos o discontinuidades, que pueden ser comprendidos activando un punto de vista diferente de la que nos brinda el sentido común, fundamentado en un realismo epistemológico ingenuo.

En Occidente prevalece la concepción teísta, que tiende a interpretar la experiencia de la realidad, afirmando polarización de categorías y, con ella, la idea de separación y diferencia, como entre lo sagrado y lo profano, lo religioso y lo secular. Esta polarización de categorías compartimenta la realidad en subdivisiones como religión, cultura, iglesia o estado, divisiones que están jerárquicamente organizadas. Le corresponde a la experiencia mística superar la polaridad o, dicho en términos teístas, superar la separación entre Dios y el hombre, la unidad y la pluralidad, las cuales que se hallan a una distancia suficiente como para que medie un tiempo y un espacio (Holdredge 2000: 77-91).

Algunas concepciones dualistas, como es el caso del cristianismo, expresarán la unión con el principio trascendente mediante el símbolo de la muerte y la resurrección de Cristo, un símbolo de transformación radical, que tiene su momento original en lo acaecido en el pasado y que se activa mediante el recuerdo. Por el contrario, en las concepciones no duales fundamentadas en el principio de la inmanencia, como el taoísmo, el advaita vedanta y el budismo Chan, entre otras, la transformación del hombre se da igualmente, pero no se requerirá un principio ulterior trascendente, ni se requerirá activar el recuerdo, ya que, según estas concepciones, no hay que superar una polaridad, ni hay que unir nada, ya que no hay separación ni dualidad entre la fuente de la realidad, es decir, lo absoluto y el mundo, ni entre lo absoluto y el yo, ni entre el yo y los otros.

No hay misterio trascendente que desvelar, sino que se vive el misterio; no hay que conquistar lo sagrado, ya que todo es sagrado, ni hay ningún otro mundo al que ir, ningún otro paraíso al que acceder, puesto que estamos en el mundo de la continua manifestación. Se está viviendo la creación continuamente, instante a instante, en el presente. Todo el misterio que pueda encontrarse acaecerá en la inmanencia de la experiencia vital.

A esta concepción no dualista de la realidad le corresponde una forma de conocer en la que el sujeto que conoce y el objeto conocido son construcciones de nuestras funciones psíquicas. Esta idea es contraintuitiva, ya que en la experiencia cotidiana de conocimiento se nos representan como realidades incuestionables. No solo en filosofía nos encontramos con ideas contraintuitivas, también en la física cuántica y sin embargo sus aplicaciones técnicas nos son útiles para transformar la realidad.
La concepción dualista teísta representa la realidad de forma escindida en un dios o una entidad superior trascendente y en un hombre producto de la creación. Por el contrario, la concepción no dualista y no teísta propia del budismo Chan y otras tradiciones de sabiduría de India y del Sudeste asiático, defienden que el ser humano dispone de modos de conocimiento (epistemología no dual) que le permiten acceder a la realidad (ontología no dual) de forma completamente desconocida para el sentido común o el pensamiento habitual. Así, en el Sutra de Lankavatara (2004: 12), uno de los textos de referencia budista mahayana, se lee:

“Tú no desapareces en el nirvana, ni el nirvana vive en ti, porque el nirvana trasciende toda la dualidad del conocimiento y de lo conocido, del ser y no ser.”

A través de la no dualidad se intenta expresar filosóficamente aquello que los diferentes términos en las distintas tradiciones se expresa la experiencia de la verdadera naturaleza de la realidad; vacuidad, Tao, supradeidad, Brahman, conciencia pura, budeidad, el reino de los cielos… son denominaciones que, han buscado apuntar a esta realidad fundamental.

Esta afirmación no implica que no sea perfectamente factible y funcional el dualismo creado por el lenguaje, dualismo que rige la vida cotidiana; simplemente implica que la no dualidad es una aproximación mas profunda de la realidad. La no dualidad conlleva un escepticismo epistemológico que funciona como una vacuna contra los dogmatismos, frente a las verdades absolutas que privilegia una interpretación sobre las demás. El escepticismo epistemológico es la herramienta de la duda, fundamento de toda investigación experimental; hay que cultivar la duda como una herramienta del pensamiento, no como una afirmación de un principio ideológico.

En las enseñanzas no-dualistas en las que se mantiene la palabra “dios”, este término pasa a simbolizar la base inmanente-trascendente de todo lo que es. Maestro Eckhart hablará de “la divinidad más allá de Dios”: no equivale al Dios creador de las religiones, ni al ente supremo separado de la criatura, del yo humano, sino a aquello que los unifica en su naturaleza.